OPERA DE CINE EN CENTRO NIEMEYER


Las mejores óperas, en pantalla de cine en el Centro Niemeyer

  • El Centro Niemeyer proyectará en la Sala Cine a lo largo del primer trimestre del año tres grandes óperas: “Tosca”, “Orfeo y Eurídice” y “Aida”.
  • Las entradas se pondrán adquirir desde mañana, martes 20 de diciembre, a las 12:00 del mediodía.

Tras la exitosa experiencia del pasado verano en la que el Centro Niemeyer programó la proyección de dos títulos en pantalla de cine (“I Puritani” el 14 de julio y “Otello” el 24 de septiembre), la ópera regresa al complejo cultural con tres de los más grandes títulos de la ópera, cuyas grabaciones se realizaron en ubicaciones emblemáticas.
De esta forma, el 21 de enero a las 20:00, la Sala Cine acogerá la proyección de “Tosca”, una representación grabada en el Teatro de la Ópera de Zurich. El 11 de febrero a las 20:00 será el turno de “Orfeo y Eurídice”, obra filmada en el Festival Internacional de Música Castell de Peralada. Finalmente, el trimestre operístico finalizará el 18 de marzo a las 20:00 con “Aida”, grabada en la Ópera de París.
Las entradas para estos tres espectáculos se podrán adquirir desde mañana, martes 20 de diciembre, a las 12:00 del mediodía al precio de 12 € por espectáculo. Los socios del Club Cultura que compren sus entradas hasta el día anterior a la proyección, podrán conseguirlas por 10 €. Además, se pondrá a la venta un abono conjunto para las tres obras por importe de 27 €.
“Tosca”, de Giacomo Puccini, es melodrama en estado puro, un festival de ricas melodías y estallidos dramáticos que sigue siendo hoy en día una de las obras más populares de este compositor. También es una auténtica “ópera de acción”, un relato negro y realista con sus dosis de tortura, traición, asesinato, sexo y suicidio. Y en esta producción de la Ópera de Zurich se presenta un apasionante y estremecedor estudio psicosexual de tres figuras entrelazadas trágica y fatalmente. La obra cuenta con la dirección musical de Paolo Carignani, la dirección de escena de Robert Carsen y la orquesta y coro del Teatro de la Ópera de Zurich.

Con motivo de la celebración del 25 aniversario del ambicioso Festival Internacional de Música del Castell de Peralada se puso en escena la obra de Cristopher Willibald Gluck bajo la dirección de La Fura del Baus. Orfeo y Eurídice”, con un fascinante libreto de Rainiero de Calzabigi, es una de las raras incursiones de Padrissa en el teatro lírico del siglo XVIII. Ha mantenido el creador la fidelidad a su estilo y, sin embargo, el espectáculo posee una gran originalidad. La audacia en el tratamiento espacial y el respeto a los libretos figuran entre las constantes de Padrissa. El patio del palacio de Carlos V es un lugar ideal para la ópera de Gluck. Permite la movilidad en varios lugares además del escenario, y a ello se añade que los instrumentistas de la orquesta tocan a veces de pie o envolviendo con sus desplazamientos al personaje de Orfeo, en una transgresión de las costumbres al uso verdaderamente meritoria. El director musical de la obra es Gordan Nikolic y la obra cuenta con la orquesta bandArt y el Cor de Cambra del Palau de la Música Catalana. Entre el reparto se cuentan Anita Rachvelishvili, Maite Alberola y Auxiliadora Toledano.



En “Aida”, de Giuseppe Verde, la Europa del siglo XIX, fascinada por Egipto, parece embarcada en un navío ebrio, maravillada por los colores del Nilo y su cielo. Aida es el más célebre testimonio de la “egiptomanía” del momento y uno de los más contradictorios. Creada por iniciativa de Ismaïl Pacha para el nuevo Teatro de El Cairo y en ocasión de la inauguración del Canal de Suez, fue una pieza primeramente rechazada por Verdi y posteriormente aceptada con condescendencia. No había nada en el universo de Verdi que lo predispusiera al exotismo y Aida no parecía que iba a ser una excepción. La obra cuenta con la orquesta y coro de la Opera Nacional de París, Philippe Jordan como director musical y Olivier Py como director de escena.