EXPOSICION MANUEL VILARIÑO, CENTRO NIEMEYER




Exposición fotográfica ‘Seda de caballo’,
del Premio Nacional de Fotografía, Manuel Vilariño

  • La exposición estará en el vestíbulo del Auditorio del 4 de diciembre al 3 de abril
  • ‘Seda de caballo’ consta de 52 fotografías, en su mayoría de gran tamaño, más una instalación
El vestíbulo del Auditorio del Centro Niemeyer acoge, desde hoy viernes 4 de diciembre, la exposición fotográfica Seda de caballo, del artista Manuel Vilariño, que permanecerá abierta al público hasta el 3 de abril.

La muestra consta de 52 obras, en su mayoría de gran tamaño, más una instalación. Las piezas expuestas sugieren un recorrido visual en el que el artista guía al espectador a través de su singular percepción de los animales a los paisajes, de las naturalezas muertas a visiones que tienen que ver con la dimensión de la melancolía y la presencia sombría de la muerte.
El horario de visita a la exposición es de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 19:00 (abierta de lunes a domingo). El precio es de 2 euros general, 1,5 euros reducida. Miércoles entrada gratuita.

La muestra está producida por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Secretaría de Estado de Cultura, la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de Archivos y Bibliotecas, y la Subdirección General de Promoción de las Bellas Artes.

La exposición

Seda de caballo es la mayor de las exposiciones que se han realizado hasta la fecha de Manuel Vilariño, Premio Nacional de Fotografía 2007.

La exposición muestra obras del artista fechadas desde 1981 hasta la actualidad, que reflejan los aspectos más destacados de su estética, siempre marcada por el fondo poético y la demanda de una actitud contemplativa.

La obra que inicia la muestra es una montaña de cúrcuma. La gran proyección, de unos cuatro metros de altura, de la Tabla Bwa, que el artista realizó en 2007, introduce al espectador  en un espacio de presencias y sueños, de finitud y esperanza, de silencio y evocaciones.

El recorrido de la exposición comienza con las imágenes de los polípticos de Los Pájaros y de Cabezas/Sueños. La siguiente parada del recorrido es ante las Bestias involuntarias, una serie de fotografías en blanco y negro que retratan animales que componen un diálogo entre la vida y la muerte. Los animales son una de las fijaciones del artista, y así lo refleja también en Búho y Abada.

Fragmentos de un paisaje enseña una serie de fotografías de la naturaleza extremeña con una gran autenticidad y belleza formal. Paraíso fragmentado es otra de las secciones de la exposición y consta de un mosaico de naturalezas muertas formado por 15 fotografías en las que el color y la idea de la muerte están presentes.

Dentro de la exposición se encuentran composiciones como bodegones (El despertar, Membrillos o Granadas), en las que una mariposa sobre un libro de misas abierto o unas frutas en descomposición, están a la sombra de la llama de una vela que se consume.

Crucifixión de los siete cielos o Cruz de luz borrada, vuelven a darle el protagonismo al animal. Son naturalezas muertas que componen escenas rituales.

La exposición concluye con Montañas y océanos, junto con la proyección de un video en el que el artista narra el sentir de su arte.



Manuel Vilariño. El artista

Manuel Vilariño (A Coruña, 1952), fotógrafo y poeta, es uno de los artistas más destacados del panorama contemporáneo actual. En 1982 realizó su primera exposición, y desde entonces sus obras no han dejado de exhibirse en galerías y museos, como el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, en Madrid; el Fine Arts Museum, de Boston; el Museo Extremeño e Iberoamericano de Arte Contemporáneo (MEIAC), en Badajoz; ARTIUM, de Vitoria o la Colección Coca-Cola.

En 2007 recibió el Premio Nacional de Fotografía del Ministerio de Cultura de España, y ese año participó en la muestra Paraíso fragmentado, en el Pabellón de España en la Bienal de Venecia.

Entre sus exposiciones más importantes se encuentran Manuel Vilariño. Fio e Sombra, que realizó en 2002 en el Centro Galego de Arte Contemporánea de Santiago de Compostela, o Mar de afuera, que expuso en el Círculo de Bellas Artes de Madrid en 2012.

En 2008, la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) puso en marcha una muestra itinerante de su obra, que se presentó en el Centro Cultural de España en Asunción (Paraguay), el Museo Balmes en Montevideo (Uruguay), el Museo de Arte Moderno de Sao Paulo (Brasil) y el MAC Niteroi en Rio de Janeiro (Brasil).

En 2012 Manuel Vilariño participó en la edición del proyecto Peregrinatio en Sagunto, organizado por el Consorcio de Museos de la Comunidad Valenciana. En 2013, realizó el proyecto Fragmentos de un viaje, trabajo de un recorrido poético por Extremadura que se ha presentado en el Museo Extremeño e Iberoamericano de Badajoz (MEIAC).
Entre las obras del artista destaca la poesía Ruinas ao despertar (Espiral Maior Ediciones) ya que como el mismo afirma: “Mi fotografía no existiría si no existiera la poesía, porque es un todo indivisible (…)”.