CALLE PARA BALDAJOS


UNA CALLE POR ERNESTO BALDAJOS

Si de bien nacidos es ser agradecidos, Avilés tiene una deuda con Ernesto Baldajos. Persona recordada con cariño por muchos avilesinos, entre ellos los muchísimos que se vieron favorecidos por sus incansables campañas y festivales en favor de los más necesitados. Por este motivo, porque es de justicia, estamos promoviendo una recogida de firmas para que el Ayuntamiento reconozca la gran labor solidaria de Ernesto, poniendo el nombre suyo en una calle de Avilés, y pedimos la colaboración de todos los que estén de acuerdo. Muchas gracias a todos

Aquí tenéis un enlace de www.chance.org , donde se piden firmas



Nacido el 23 de agosto de 1931 en una casa de la calle de La Fruta, Ernesto Baldajos era un hombre muy conocido y popular en Avilés y en Asturias por su participación constante en festivales y actuaciones musicales en beneficio de los más desfavorecidos. Una desdichada infancia y juventud, como él mismo relató en el libro 'Ernesto Baldajos, biografía', del que fue autor José Martínez y que editó Azucel en 2001, le marcaron de por vida y por eso el autor recoge que Baldajos «organiza festivales para poder encontrar el reconocimiento, la amistad y el cariño que no tuvo de su madre, de su padre ni de su familia».
A los ocho años fue obligado a trabajar y acudía a diario a facturar cajas de pescado a la estación del tren, hasta que su padre cambió el negocio por el de taller de neumáticos de la carretera de la Ría, donde Ernesto trabajó hasta su jubilación.
Baldajos había empezado a cantar de niño en la escuela de don Ángel Serrano y es ahí donde se fraguó una vocación que no iba a abandonar nunca. Poseedor de una voz muy potente, se especializó en la canción mexicana y participó en todo tipo de concursos y festivales, primero en Avilés, luego en Asturias, y más tarde en Madrid principalmente. En 1965 actuó por primera vez en TVE, en el programa 'Cara al público'.
Pero la actividad por la que se ganó el respeto y el cariño de muchísimas personas en su ciudad natal fue por la cantidad de festivales que organizó siempre a favor de los más necesitados, o sus participaciones en programas benéficos de la COPE o Radio Asturias, la Operación Kilo para el asilo o su cena de Navidad que pagaba de su bolsillo y a la que invitaba «a los pobres», a drogadictos, gitanos sin medios, prostitutas... También apoyó durante muchos años otra serie de festivales encaminados a recaudar fondos para distintas entidades, desde asociaciones de vecinos para que pudieran organizar sus fiestas -las del Nodo, por ejemplo- a equipos deportivos como el Real Avilés.
Por todo ello recibió a lo largo de su vida numerosos reconocimientos públicos, incluso desde el Ayuntamiento de Avilés se llegó a solicitar para él la Orden de la Beneficiencia, sin que nunca se diera una respuesta a esa solicitud. El último homenaje se lo tributó el pasado mes de enero el Partido Popular de Avilés, que quiso reconocer su cariño y dedicación de años a las personas más desfavorecidas.
El Comercio. Avilés.  24.07.2008

Hace poco se trató dar el nombre de una calle de Avilés a Ernesto Baldajos. A mi también me parece totalmente justo. Esta foto está tomada en Candás, en diciembre del 2007, con motivo de la operación Kilo que él mismo había creado y en la que recaudaba un montón de alimentos para el asilo.